Escuela clásica y administración actual: el impacto

Índice de Contenidos
  1. 1. Introducción a la Escuela Clásica de Administración
  2. 2. Principales teorías y exponentes de la Escuela Clásica
    1. Teoría de la mano invisible
    2. Teoría del valor trabajo
    3. Teoría de la utilidad marginal
  3. 3. Evolución de la administración desde la Escuela Clásica
  4. 4. Las críticas a la Escuela Clásica de Administración
    1. 1. Enfoque mecanicista:
    2. 2. Énfasis en la estructura y la jerarquía:
    3. 3. Ignorancia de los aspectos sociales y culturales:
    4. 4. No considera la complejidad del entorno:
  5. 5. El legado de la Escuela Clásica en la administración actual
    1. 1. Principios de la Escuela Clásica
    2. 2. Eficiencia y productividad
    3. 3. Enfoque científico
    4. 4. Organización y estructura

1. Introducción a la Escuela Clásica de Administración

La Escuela Clásica de Administración es una corriente de pensamiento que surgió a principios del siglo XX, siendo una de las primeras teorías que se desarrollaron en el ámbito de la administración. Esta escuela se caracteriza por su enfoque en la organización y la eficiencia en el trabajo.

Una de las principales figuras de esta corriente fue el ingeniero francés Henri Fayol. Fayol planteó una serie de principios y funciones básicas de la administración que, según él, debían ser aplicados en todas las organizaciones. Estos principios incluyen la división del trabajo, la autoridad y responsabilidad, la disciplina, la unidad de dirección y la equidad.

Otra figura importante de la Escuela Clásica fue el economista estadounidense Frederick Taylor. Taylor se enfocó en el estudio de los tiempos y movimientos en el trabajo, buscando maximizar la eficiencia y la productividad. Su principal concepto fue el de la "administración científica", en la que se utilizaban métodos sistemáticos y científicos para mejorar los procesos de trabajo.

La Escuela Clásica de Administración también se caracteriza por su enfoque en la estructura organizativa. Se busca establecer una jerarquía clara y definida, con líneas de autoridad y responsabilidad bien establecidas. Además, se busca la coordinación entre los diferentes departamentos y funciones de la organización.

En resumen, la Escuela Clásica de Administración es una corriente de pensamiento que se enfoca en la organización, la eficiencia y la estructura en el ámbito de la administración. Sus principales figuras, como Henri Fayol y Frederick Taylor, plantearon principios y conceptos que aún son aplicados en la actualidad.

2. Principales teorías y exponentes de la Escuela Clásica

La Escuela Clásica fue una corriente de pensamiento económico que se desarrolló durante los siglos XVIII y XIX. Sus principales teorías sentaron las bases para el liberalismo económico y fueron defendidas por reconocidos exponentes.

Teoría de la mano invisible

Uno de los exponentes más destacados de la Escuela Clásica fue Adam Smith, quien planteó la teoría de la mano invisible. Según esta teoría, la economía se autorregula a través de la competencia y el libre mercado. Smith argumentaba que, si los individuos buscaban su propio interés egoísta, se generaría un equilibrio general y el bienestar de la sociedad.

Teoría del valor trabajo

Otro importante exponente de la Escuela Clásica fue David Ricardo, quien desarrolló la teoría del valor trabajo. Según esta teoría, el valor de un bien o servicio está determinado por la cantidad de trabajo necesario para producirlo. Ricardo también planteó la ley de los rendimientos decrecientes, que establece que a medida que se añade más trabajo a la producción, el aumento de la producción se vuelve cada vez menor.

Teoría de la utilidad marginal

Finalmente, uno de los últimos exponentes de la Escuela Clásica fue John Stuart Mill, quien introdujo la teoría de la utilidad marginal. Según esta teoría, el valor de un bien o servicio se basa en la satisfacción adicional que proporciona al consumidor. Mill también abogaba por una redistribución equitativa de la riqueza a través de impuestos progresivos.

Estas teorías y sus respectivos exponentes formaron los cimientos de la Escuela Clásica, y sentaron las bases para los desarrollos posteriores en la economía.

3. Evolución de la administración desde la Escuela Clásica

La administración ha experimentado una evolución significativa desde la Escuela Clásica, desarrollada por los autores Taylor, Fayol y Weber en el siglo XX.

En esta etapa, la eficiencia y la productividad eran los principales objetivos, a través de una organización jerárquica y formal.

Posteriormente, surgió la Escuela de Relaciones Humanas, donde se empezó a dar mayor importancia a las necesidades y motivaciones de los empleados.

Luego, la Escuela de Sistemas introdujo el enfoque de ver a las organizaciones como sistemas complejos, interconectados y en constante interacción.

En los años 70, surgieron las nuevas corrientes administrativas, como el enfoque situacional, la gestión por calidad total y el reingeniería de procesos, buscando adaptarse a los constantes cambios del entorno.

En la actualidad, se habla de la administración 2.0, donde se enfatiza el uso de la tecnología, la participación activa de los empleados y la flexibilidad en la toma de decisiones.


En resumen, la administración ha evolucionado desde la Escuela Clásica hasta la administración 2.0, adaptándose a los cambios del entorno y poniendo énfasis en la eficiencia, las relaciones humanas y el uso de la tecnología.

4. Las críticas a la Escuela Clásica de Administración

La Escuela Clásica de Administración es una teoría que se desarrolló a principios del siglo XX y ha sido ampliamente aceptada y aplicada en el campo de la administración. Sin embargo, como cualquier enfoque teórico, no está exenta de críticas y limitaciones.

1. Enfoque mecanicista:

La principal crítica a la Escuela Clásica es su enfoque mecanicista de tratar a las personas como meros engranajes de la organización. Esta visión reduce a los empleados y trabajadores a simplemente cumplir instrucciones y tareas sin tener en cuenta su individualidad y capacidades. La falta de consideración por los aspectos humanos puede llevar a la devaluación del talento y la falta de motivación en el trabajo.

2. Énfasis en la estructura y la jerarquía:

Otra crítica común es el exceso de énfasis en la estructura organizativa y la jerarquía, lo que puede generar rigidez y dificultad para adaptarse a cambios. La estructura burocrática rígida puede limitar la creatividad, la innovación y la adaptabilidad de una organización en un entorno empresarial en constante evolución.

3. Ignorancia de los aspectos sociales y culturales:

La Escuela Clásica tiende a ignorar los aspectos sociales y culturales en la administración, centrándose principalmente en aspectos técnicos y de eficiencia. Esto puede conducir a una falta de comprensión de los factores que influyen en el comportamiento humano dentro de una organización, como las dinámicas de poder, los conflictos interpersonales y las diferencias culturales.

4. No considera la complejidad del entorno:

Finalmente, la Escuela Clásica no considera adecuadamente la complejidad del entorno en el que opera una organización. Esta falta de consideración puede llevar a una falta de flexibilidad y adaptabilidad a los cambios externos, lo que puede poner en peligro la supervivencia y éxito a largo plazo de la organización.

Es importante tener en cuenta estas críticas y limitaciones al aplicar la Escuela Clásica de Administración, buscando complementarla con otros enfoques y teorías que aborden las deficiencias señaladas y que tengan en cuenta la importancia de las personas, la cultura organizacional y la complejidad del entorno en la administración.

5. El legado de la Escuela Clásica en la administración actual

La Escuela Clásica de Administración, también conocida como la Teoría Clásica de la Administración, fue desarrollada a principios del siglo XX por destacados teóricos como Henri Fayol y Frederick Taylor. Esta corriente de pensamiento sentó las bases de la administración moderna y su legado sigue siendo relevante en el mundo empresarial actual.

1. Principios de la Escuela Clásica

La Escuela Clásica se basa en varios principios fundamentales que siguen aplicándose en la administración contemporánea. Estos principios incluyen la división del trabajo, la autoridad y la responsabilidad, la unidad de mando y la jerarquía.

2. Eficiencia y productividad

Uno de los principales legados de la Escuela Clásica es su enfoque en la eficiencia y la productividad. Los teóricos de esta corriente de pensamiento buscaban formas de mejorar la eficiencia de los procesos de trabajo y aumentar la productividad de los empleados.

3. Enfoque científico

La Escuela Clásica también hizo hincapié en el enfoque científico de la administración. Esto significa que se buscaba aplicar métodos y técnicas basados en la observación y el análisis para mejorar la gestión empresarial.

4. Organización y estructura

La Teoría Clásica de la Administración propuso una estructura organizativa basada en la jerarquía y la división del trabajo. Estos conceptos siguen siendo fundamentales en la administración actual, ya que permiten una mejor organización de tareas y una asignación más efectiva de responsabilidades.

En conclusión, el legado de la Escuela Clásica en la administración actual es innegable. Sus principios, enfoque científico, énfasis en la eficiencia y productividad, y su contribución en términos de organización y estructura siguen influyendo en la forma en que se gestionan las empresas en la actualidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir